Preguntas, respuestas y verdades.

  1. El descomunal poderío armamentístico de los españoles, fue la causa principal de las masacres que se hicieron en la población indígena. (¿Cierto o falso?)

  2. España se desentendió de su Descubrimiento y sólo se preocupó de los bienes materiales, que podría obtener de aquellas tierras. (¿Cierto o falso?)

  3. Se fueron despoblando las islas del caribe después de la llegada de los españoles. (¿Cierto o falso?)

  4. La Corona de España gastó muy poco dinero en la Obra del descubrimiento y conquista de América. (¿Cierto o falso?)

  5. Vasco Núñez de Balboa, el descubridor del océano Pacífico, fue mandado ajusticiar por su suegro Pedrarias sin que jamás Vasco Núñez hubiera hablado mal de su suegro ante la Corte. (¿Cierto o Falso?)

  6. Y en la madrugada del día 12 de Octubre de 1492, un  marinero que se llamaba Rodrigo de Triana dio desde la Santa María el grito de ¡Tierra!. (¿Cierto o falso?)

  7. Diegro de Almagro, nunca se levantó en armas contra Pizarro a quien siempre tuvo, como superior y como socio. (¿Cierto o Falso?)

     

     

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Respuesta: Falso.

Hemos recogido la información de los años 1511 al 1515, que son los años de los que se disponen datos  más cercanos al descubrimiento.

La Obra de donde se han extraído los datos es: “ Colección de documentos inéditos relativos al descubrimiento conquista y colonización de las posesiones españolas en América y Oceanía, sacados en su mayor parte del Real Archivo de Indias” y que a partir de ahora y para mayor sencillez, llamaremos “Documentos Inéditos” y pondremos a continuación el tomo, la página y el año de edición”.

En este caso sería: “Documentos Inéditos, Tomo I, pág. 36.

Como puede verse el poderío armamentístico, por su escasez, dejaba mucho que desear.

Verdad:

En el año 1511 aparece en el libro de cargo y data del Doctor Matienzo, que se enviaron al almirante y oficiales de la Isla Española las armas siguientes: 500 machetes vitorianos (1) con sus vainas y correas, 50 ballestas con sus gafas (2), 150 docenas de saetas, 506 casquetes, 300 tablachinas(3), 200 medios paveses (4), 500 lanzas ginetas con sus hierros y regatones (5), 1.000 dardos, cien adargas cordobesas.

En Julio de 1512 aparece en el libro que se compraron 24 arcabuces.

En Diciembre de 1512 aparece que se enviaron 15 arcabuces, 4 ribadoquines (6) y 400 docenas de saetas.

En Julio de 1514 se enviaron 24 escopetas de metal, 10 docenas de lanzas ginetas con sus hierros y regatones, 24 armaduras.

En Mayo de 1515 se enviaron 24 tablachinas y 50 docenas de saetas.

Notas:

(1) Vitorianos: Fabricados en la ciudad de Vitoria.

(2) Gafas: Instrumento para armar la ballesta, que atrae con fuerza en la cuerda hasta montarla en la nuez.

(3) Tablachina: Broquel, escudo de madera.

(4) Pavés: Escudo oblongo que cubre prácticamente todo el cuerpo del combatiente.

(5) Regatón: Hierro que se pone en la parte inferior de las lanzas para mayor firmeza.

(6) Ribadoquín: Antigua pieza de artillería, de bronce y algo menor que la cerbatana que tiraba proyectiles de hierro emplomado de una a tres libras.

 

Respuesta: Falso.

El texto que se adjunta pertenece al testamento y figura en él como una cláusula que debía ser habida por ley.

Verdad:

Basta con leer, el testamento de la Reina Católica, para ver el celo que se tenía en instruir a los habitantes de aquellas partes en la verdadera fe.

“ Item: por cuanto al tiempo que nos fueron concedidas por la santa fe apostólica la Indias, e Tierra Firme del mar Océano, descubiertas e por descubrir, nuestra principal atención fue al tiempo que suplicamos al Papa Alejandro VI, de buena memoria, que nos hizo la dicha concesión de procurar de inducir a atraer los pueblos dellas, y los convertir a nuestra santa fe católica, ó enviar á las dichas islas é Tierra Firme prelados, é religiosos, é clérigos, é otras personas doctas, é temerosas de Dios, para instruir los vecinos é moradores dellas en la fé católica, é los enseñar, é dotar de buenas costumbres, é poner en ellos la diligencia debida, según más largamente en las letras de la dicha concesión se contiene. Por ende, suplico al Rey, mi señor, muy afectuosamente (1), é encargo é mando á la dicha princesa, mi hija, é al dicho Príncipe, su marido, que así lo hagan é cumplan, é que esta sea su principal fin, é que en ello pongan mucha diligencia, é no consientan ni den lugar que los indios é vecinos é moradores de las dichas Indias, Tierra Firmes, ganada é por ganar, reciban agravio alguno en sus personas é bienes. E mas mando que sean bien y justamente tratados; é si algun agravio han recibido, lo remedien é provean, por manera que no se exceda en cosa alguna, lo que por las letras apostólicas de las dichas concesión fue a nos inyungido (2) é mandado.”

(Documentos Inéditos. Tomo I, Pág. 254.)

Notas:

(1) Las Tierras descubiertas, pertenecían, como puede verse a la Corona de Castilla.

(2) Es voz derivada del latín injungere: cometer, encargar, encomendar

 

Respuesta: Cierto.

Facilitamos copia resumida de una de las muchas probanzas. En este caso hecaha en la Isla Española en 1520 y dice así : " Probanza sobre la perdición o despoblación de La Española, hecha en Santo Domingo. a pedimiento del procurador de la dicha ciudad, con poder de los alcaldes, el bachiller Juan Roldán, e Hernando Carvajal, é de los regidos Pasamonte e Cristóbal de Tapia, tesorero e veedor, su fecha a 16 de Abril de 1520. Inténtase probar que La Española solía estar bien poblada de pueblos é gente, é despues muchos pueblos se han despoblado del todo, otros en parte, é que cada día se van habitantes de la isla y se van perdiendo: por lo cual conviene se permita venir libremente cuantos quisieren de todo el mundo a poblar, contratar é estar en ella (...) (Documentos Inéditos. Tomo I, Pág. 378).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Respuesta: Certísimo.

Casi todas, por no decir todas las acciones se hicieron a costa de los pecunios particulares. Hasta las más nimias. Como ejemplo, podemos leer en el informe dado a S.M. por Blasco Núñez de Vela, acerca de la mejor defensa de las islas de la Mar Océano que : "... Por mandado de Vuestra Majestad se buscó é halló veneros de hierro, é el Presidente que á la sazón era el Obispo D. Sebastiá, Ramírez de Fuenleal, lo hizo hundir (fundir) con vizcainos, maestros de herrería de Vizcaya, é salió muy buen hierro, é aún se hizo dello cuchillos, é donde se halló, qu es en la Sierra Prieta, término se Santo Domingo, cuatro leguas poco más o menos de la una parte de la dicha sierra, hay un río que se dice Inca, en el cual se pueden hacer muy buenas herrerías, é hay muchos montes junto al dicho río é sierra, donde se puede hacer carbón, é convendría que se diese manera para en el presente hacer una herrería, para que en la dicha herrería se hiciese mucho hierro é aras de todas maneras, como se hacen en Vizcaya, é esta herrería se podría sostener con algunos maestros vizcainos é negros con que se sacase el venero, é se hiciese carbón, é lo demás necesario á la dicha herrería é labranza,`para que comiese toda la gente della, é daría mucho provecho á cuya fuese. Vuestra Majestad debe de mandar proveer de manera que se haya, que con hacer alguna merced á quien la hiciese, creo que habrá quien la haga, especialmente el secretario Diego Caballero óJuan Mosquera, que es hombre rico en dineros, ó Pero Hurtiz" (Documentos Inéditos. Tomo I. Pág 589)

 

 

 

 

 

 

 

 

Respuesta: Falso.

El 16 de octubre de 1515, Vasco manda una carta al rey en la que le habla de su suegro en estos términos: "...En cuanto a la persona del gobernador, aunque es persona honrada, V.A. sabrá que él es muy viejo para estas partes y está muy doliente de gran enfermedad, que nunca ha estado un día bueno después que aquí vino.Es hombre muy acalorado en demasía. es hombre que no le pena mucho, aunque se quede la mitad de la gente perdida en las entradas. Nunca ha castigado los daños y muertes de hombres, que se han hecho en las entradas, ansí delos caciques como de indios ha dejado de castigar hurtos de oro y perlas que los capitanes han hurtado en las entradas muy claramente, y capitán ha habido, que dió de lo que traía hurtado seiscientos pesos de oro, y no se halla más en ello y no se abe la cabsa por qué.(...) En este caso de hurtar hay bien que decir, porque es verda, anda todo muy fuera de razón y sin concierto ninguno. Es persona que le plaze mucho ver discordia entre los unos y los otros, esto tiene muy largamente por vicio. Es hombre que metido en sus granjerías y  no se le acuerda si es gobernador ni entiende en otra cosa; porque no se le dá nada que se pierda todo el mundo ó que se gane, como si no fuere gobernador. (....) Hase mostrado muchas vezes muy odiosos é riguroso contra los regidores, porque le dezían alguna cosa que cumplía al servicio de V.M. y al bien comun de la república; y así mismo contra cualquier persona que en algo le contradize. En las cosas de la hacienda de V.M., por cierto tiene muy poco cuidado ni se le acuerda mucho della. Es hombre en quien reina toda la envidia del mundo y codicia. (...) Es persona sin ningún regimiento y sin ninguna manera de ingenio para las cosas de la gobernación, es hombre que largamente parece que tiene pospuestos atrás y en olvido todo el servicio de V.A. y las cosas de su propia honra, por solamente un peso de oro, que se le siga de interese. Y por no ser más prolixo, dexo de hazer saber a V.R.A. otras infinitas cosas, que consisten en su mala condición, y que no había de caber en persona que tan gran cargo tiene y tanta y tan honrada gente ha de regir y administrar. LO que a V.M. , suplico, porque yo no sea tenido en posesión de maldiciente, es que made tomar información desto que yo digo, de todas las personas que destas partes van y verá V.A claramente ser verdad todo lo que tengo dicho. (Documentos Inéditos. Tomo II, Págs. 535 y 536)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Respuesta: Falso.

No figura el nombre de Rodrigo de Triana en ninguno de los documentos que indican todos y cada uno de los participantes en el primer viaje de Colón. El Que diera el tan esperado grito de aviso, muy posiblemente sería un marinero de Los Molinos (Sevilla) llamado Juan Rodríguez Bermejo. Otros dicen que era de Lepe.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Respuesta: Falso.

De todos es sabido que en los primeros años de la conquista del Perú, mientras Pizarro dirigía las huestes descubridoras, su socio Almagro intentaba solucionar desde la lejana Panamá los múltiples problemas de mantenimiento que se les presentaba. Podemos decir que en esa época no hubiera sido posible el descubrimiento sin la colaboración de los dos socios. Pero cuando el Perú se descubre y después del viaje a España de Hernando Pizarro, a Almagro se le autoriza a descubrir las tierras que se encontraban a partir de doscientas millas al sur de lo ya descubierto. Se sobreentendía el reino de Chile. Pero fracasando en su descubrimiento, oyó los cantos de sirena de quienes le dijeron, que el Cuzco, ya descubierto, quedaba dentro de su jurisdicción y hacia él se dirigió con sus tropas: " Porque estoy con obligación de continuo hacer saberá V.M. lo que pasa en este reino, como su servidor, aunque reciba con mis letras importunidad y como Señor la perdonará, en todos los navíos, cuando convenga, tengo de dársela. (...) y es que estando el Inga, siete leguas de la cibdad (...) en lugar el Adelantado de ir a cercar el Inga y conquistar los enemigos y tomar venganza de la sangre de tanto cristianos como había muerto, pues cercó sobre los españoles del Cuzco; y puesto que por vías de concierto el cabildo le dejaba entrar, estando el negocio en estado que se había de ver otro día, aquella noche, sobre treguas que puso el licenciado Prado, mostrándose muy favorable al Sr. Adelantado, desveló a mis hermanos, diciéndoles que aquella noche no temiesen.  E como de tal persona no no se podías creer otra cosa, descuidóse Hernando Pizarro, y aquella noche, a la segunda, entra en la cibdad y saquea á los vezinos sus haciendas, quítanles las armas é caballos hasta hoy. E hizo alcaldes é regidores, quitó los que yo tenía puestos, por fuerza fue recibido; por consejo del Licenciado Prado que es el principal de estos movimientos, prendió a mis hermanos, é porque se defendían en su casa, les wchó fuego y se hobieron de quemar vivos en ella, por tenerles con mucha gente la puerta tomada, y hasta que se caía la casa encima, que salieran por bajo de las lanzas con el humo que había, no se dieron; en lo cual pasaron hartas cosas bien feas, que contarlo á V.S. particularmente será nunca acabar: en esto murieron dos cristianos. (...) ( Este escrito es parte de la carta de Francisco Pizarro al obispo de Tierra-Firme, carta que pertenece a la Colección de D. J.B. Muñoz. tom. LXXXI y que se encuentra reproducida en los Documentos Inéditos, Tomo III, Pags. 58 y 59)