Hora de hablar en plata.

Fue en la presentación de mi libro “Las lágrimas de Caxamarca” cuando uno de los periodistas me preguntó, cual era el motivo de mi afición obsesiva al estudio de estos hechos y años, tan importantes, en la historia de España y Europa. Recuerdo la respuesta:

1º.- La Obra, “imposible” que significó el descubrimiento, colonización y conquista y que es capaz levantar admiración y asombro a todo aquel que la investigue

2º.- La exhaustiva y veraz información que de ella se tiene. (Ese Archivo de Indias sevillano por el que habría que pasar arrodillado y que sin duda es la mayor recopilación de datos, notas y anécdotas de  la historia de cualquier descubrimiento en los anales de la humanidad)

3º.- La malísima información y concepto que de la Obra de España se tiene, no ya por los detractores en general, sino también por los españoles en particular, a los que muchas veces ya saben ustedes nos gusta lavar la ropa sucia fuera de casa.

Como creyeron solos lo increíble,

sucedió: que los límites del sueño

traspasaron, y el mar y el imposible…

Y es todo elogio a su valor pequeño.

                                 ———————————————

Allí el resultado fue distinto, se creyó en su proyecto y se firmaron las capitulaciones. La corona de Castilla era la que acaparaba el Descubrimiento. La reina tuvo que empeñar sus joyas para sacar dinero y comprar las tres carabelas. La marinería de Palos se apuntó entusiasmada al descubrimiento, complementándose las tripulaciones con presos sacados de la cárcel. Debidamente pertrechados el 3 de Agosto salieron en su viaje al oeste. Navegaron ilusionadamente hasta que el 12 de Octubre, un marinero llamado Rodrigo de Triana, gritó tierra desde el palo de mesana. El marinero ganó el premio que habían concedido los reyes al primero que viera la nueva tierra. El Viejo Mundo había descubierto al Nuevo. Los cuadros nos presentan la imagen, colón y la marinería de rodillas, los pendones de Castilla flameando y los frailes bendiciendo las nuevas tierras a evangelizar.

———————————————————————————

Hasta aquí la historia…¿la historia?…..¿seguro?…..Vayamos por orden:

1.- Colón no se sabe que fuera genovés, unos piensan que era mallorquín y otros que era descendiente de una familia italiana de judíos conversos.

2.- Los cálculos marineros de Colón no convencían porque sencillamente estaban mal hechos. El mismo iba ocultando millas recorridas, como reconoce en su diario, para evitar que las tripulaciones quisieran dar la vuelta a sus naves y volvieran a España. El almirante murió plenamente convencido de que había llegado a las Indias Orientales y en uno de sus viajes, hasta hizo jurar a toda la tripulación que la isla de Cuba, era el continente.

3.- Lo que Colón dijo a Marchena, era sencillamente que podría ser que él no se explicara con la sabiduría y claridad suficiente, pero que la realidad era que las islas de las que hablaba existían…porque él ya había estado allí. Las capitulaciones de Santa Fé lo dicen bien claro : “de las tierras ya descubiertas”

4.- La reina no empeñó ninguna joya, porque ya no le quedaba joya que empeñar. Estaban todas empeñadas en Valencia y el dinero entregado para ayudar a destruir el reino nazarí de Granada.

5.- El viaje lo pagó en su gran mayoría, Luis de Santángel, judío converso, Tesorero de la Santa Hermandad. También aportó Colón y algunos amigos del pueblo de Palos una pequeña cantidad.

6.- No eran tres carabelas, eran dos carabelas y una nao. La Nao se alquiló a su propietario que no era otro que Juan de la Cosa y se le cambió el nombre. Antes se había llamado La Gallega, luego Mari-Galante y por fin Santa María.

7.- Las dos carabelas se ordenó que fueran cedidas por la villa de Palos como castigo a una anterior ofensa que la villa había hecho a la Corona de Castilla. Sus dueños no estaban nada contentos.

8.- Gran problema supuso el que nadie quisiera apuntarse al descubrimiento. Colón no era conocido y nadie de aquellos expertos  marinos quisieron darle su  confianza. La recluta de las tripulaciones necesarias se deben a un hombre imprescindible en el Descubrimiento: Martín Alonso Pinzón.

9.- ¿Por qué salieron, sin acabar de estar perfectamente pertrechados, un tres de agosto? ¿No podían haber esperado un poco más? ¿Tiene algo que ver que el 3 de agosto fuera la última fecha, ya pospuesta una vez, para la salida de los judíos de España?

10.- En el primer viaje sólo viajaban 4 presos, el asesino del pregonero de Palos y tres amigos que habían querido ayudarle a escapar del presidio y que según las leyes de la época estaban castigados a cumplir su misma condena.

11.- No salieron hacia el oeste, sino hacia el sur. Primero fueron a Canarias donde tuvieron que cambiar un velamen y arreglar un timón, muy probablemente saboteado en el corto viaje de la península a las indias.

12.- Para ir a la ventura, supieron muy bien coger los alisios del paralelo 29.

13.- Poca ilusión llevaban en el viaje, la tripulación se amotinó una vez y el motín fue sofocado por M.A.Pinzón. En el segundo motín, participó Pinzón y dieron tres días de plazo a Colón para encontrar la tierra prometida antes de volverse a la península.

14.- El 12 de octubre ningún Rodrigo de Triana dio el grito de Tierra. Sencillamente no había ningún marinero llamado así en la tripulación. Pudo ser un tal Sánchez Bermejo.

15.- Colón nunca le dio a nadie el premio por haber visto el primero la tierra. Dijo que el premio se lo quedaba él, pues la tierra la había visto él la noche anterior, pero no había querido decir nada.

16.- Los cuadros engañan, ningún religioso podía bendecir las tierras descubiertas, en el primer viaje no fueron religiosos de ninguna orden.

¿Sigo? Mejor no.

Por eso escribo, por eso cuento las cosas como realmente pasaron. Hora es que vaya conociéndose la verdad.    

A TENER EN CUENTA